ONG Somos Uno, contra la prostitución infantil en Asia

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Somos Uno: diez años de lucha contra la prostitución infantil en Tailandia

La ONG fundada por José Luis Olaizola ha destinado cerca de un millón de euros al programa de becas de estudios del que se han beneficiado más de 1.000 niñas en el país asiático.

Madrid, 1 de mayo de 2011.- La organización no gubernamental Somos Uno ha destinado cerca de un millón de euros a programas de lucha contra la prostitución infantil en Tailandia, contribuyendo a la financiación de becas de estudios y formación profesional para más de 1.000 niñas en un país en el que existe una verdadera "industria del sexo", según informa la ONG, fundada por el escritor José Luis Olaizola, con motivo de su décimo aniversario.

Según el Informe de Población de la Universidad Mahidol de Tailandia, en este país la prostitución infantil afecta a más de 50.000 niñas menores de 15 años y 100.000 menores de 18 años. La contribución de Somos Uno a la prevención de la explotación sexual de las niñas en Tailandia se realiza a través de la organización local Jess Foundation (Jesuit Social Services), dirigida por el padre Alfonso de Juan, contraparte con casi 20 años de experiencia en la lucha contra la prostitución infantil.

Este trabajo se articula mediante un programa de becas de escolarización que previenen que las niñas en riesgo de explotación (por sus circunstancias socioeconómicas o familiares) abandonen el colegio a edad temprana sin una formación que les permita acceder a un empleo, y acaben siendo atrapadas por las redes de prostitución.

Jess Foundation cuenta con una amplia red de colaboradores en todo el país, formada entre otros por maestros, médicos y demás personal educativo y sanitario, que identifican a las niñas en riesgo, para incluirlas en el programa, independientemente de su credo religioso. Según explica el padre Alfonso, "cuando conseguimos retener a esas niñas en su tierra, dándoles una educación útil, que les sirva para aprender un oficio, una profesión, el idioma, ya las hemos salvado de la prostitución porque pueden defenderse”.

Las becas cubren los seis años del bachillerato, con un coste de 100 euros al año durante este periodo, al término del cual parte de las niñas acceden a escuelas de formación profesional, y otras a la universidad: esta últimas reciben una nueva beca (de 200 euros), a la que se sumarán más tarde las ayudas que concede el propio Gobierno.

"Estas cifras que manejamos, de 100 euros al año, pueden parecer insignificantes en Europa, pero en Tailandia permiten cubrir no sólo un año de escolaridad, sino el coste de los uniformes, los libros y la manutención", explica José Luis Olaizola. Dado que se procura no desplazar a las niñas y estas que puedan seguir viviendo en sus casas, las ayudas se extienden además a las familias, que generalmente viven en la pobreza extrema.

"Los casos son variadísimos y las ayudas complementarias son imprescindibles --explica el presidente de Somos Uno--: van desde ayudas a la reconstrucción de humildes chozas, a la financiación del tratamiento antirretroviral contra el sida no sólo a las niñas que puedan padecerlo sino a sus familiares, o ayudas alimentarias".

Donación íntegra de fondos

En Somos Uno no existen socios con aportaciones fijas y, aunque 200 colaboradores han identificado sus donaciones de fondos, en su mayoría son colaboradores de los que sólo se conoce el nombre. La organización tampoco trabaja mediante el sistema de apadrinamiento, sino que vehicula los fondos directamente a las cuentas de Jess Foundation, mediante transferencias semanales.

Dado que los gatos de gestión de Somos Uno son asumidos por la familia Olaizola a título personal, las donaciones son enviadas íntegramente a Tailandia. Responsables de Somos Uno realizan frecuente visitas al país con el fin de conocer de primera mano la evolución de los programas y a sus beneficiarias, asumiendo también a título personal los costes de estos desplazamientos.

Cabe destacar también la colaboración de algunas entidades como Fundación Isolana, Fundación Maite Iglesias Baciana, Fundación Creatia, Fundación Mario Losantos del Campo, Cáritas de la Diócesis de Getafe, Clubs Rotarios de Madrid, Cuenca y Boadilla del Monte, y Bodegas vinícolas Valduero, así como las subastas y mercadillos benéficos organizados a título personal por algunos colaboradores de Somos Uno, como Miryam Cuatrecases, Juan Granada y Elisabeth Bondia.

Pero aun reconociendo la importancia de estas aportaciones singulares, lo que de verdad permite a Somos Uno desarrollar su labor son los donativos, en ocasiones modestos, pero continuos de tantos colaboradores con frecuencia prácticamente anónimos.
_________
Somos Uno es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro creada  por el escritor José Luis Olaizola con el objetivo de recaudar fondos para respaldar los proyectos de becas de estudios de Jess Foundation para niñas en peligro de explotación sexual en Tailandia.  Esta iniciativa ha sido premiada con el Segundo Premio de Solidaridad Internacional de la Revista Telva (2005), el Premio Solidarium de la Universidad de Navarra (2008), el Premio Los Robles (Asturias, 2009) y el Premio de Nycomed Pharma (2010).

José Luis Olaizola (natural de San Sebastian)) es abogado y escritor, autor de 70 libros de diversos géneros, incluidos cuentos infantiles y con más de 2 millones de ejemplares vendidos. Premio Planeta por “La guerra del general Escobar” en 1983 y Premio Barco de Vapor por su novela infantil “Cucho”. En 2010 fue nominado por la Embajada de España en Bangkok como persona distinguida por su contribución a la educación de niñas necesitadas en Tailandia.

Jess Foundation es una Fundación Tailandesa sin ánimo de lucro, de la que es director el padre Alfonso de Juan, que ha sido distinguido con la Cruz de Caballero de la Orden de Isabel la Católica.

Rasami Krisanamis en la actualidad es Subdirectora General de Estudios, de Tailandia ,y ha sido distinguida con la Cruz Oficial de la Orden de Isabel la Católica.